La electrónica al servicio de la sociedad

La historia de la humanidad está marcada por los avances científicos y tecnológicos que han mejorado la calidad de nuestras vidas. Pero no sólo nos han dado comodidad y bienestar. En muchas ocasiones, estos avances han conseguido que muchas personas que por alguna causa hayan visto mermadas sus capacidades sensoriales, a día de hoy, puedan recurrir a estas soluciones para tener la misma calidad de vida.

Los problemas auditivos

Como profesionales del sonido profesional somos conscientes de que no todas las personas pueden disfrutar de una obra de teatro, de un concierto en el auditorio o una película en el cine. Estas personas con dificultades auditivas no sólo experimentan desagradables molestias durante su ocio, también lo sufren cuando van a la farmacia, el estanco, al comprar un billete de transporte, en el supermercado… en infinidad de ocasiones.

Muchas de estas personas disponen de un aparato auditivo acoplado a su oído o mediante implante. Estos aparatos principalmente lo que hacen es amplificar la señal recibida y en algunos casos mejorar la sensibilidad del sonido recibido.

Pero, ¿qué pasa en entornos con ruido?

Las personas con estos dispositivos experimentan molestias cuando el entorno es demasiado ruidoso. La solución básica es modificar el volumen del audífono y regularlo para reducir la cantidad de sonido percibido. Pero esta solución no es la más eficaz porque también reduce el sonido que percibimos de la fuente que realmente queremos escuchar.

Entonces, ¿cuál es la solución?

La solución es poder discriminar el ruido y que sólo percibamos el sonido de lo que realmente queremos escuchar.

Los Bucles de Inducción y los sistemas de transferencia de voz

La tecnología a día de hoy es capaz de mejorar la calidad de vida de personas con dificultades auditivas mediante los bucles de inducción y los sistemas de transferencia de voz.

Los bucles de inducción generan un campo magnético que interactúa con la mini bobina de cobre o telecoil que está hecho de cobre para recibir las ondas sonoras sin interferencias desde la fuente al oído.

Los sistemas de transferencia de voz están más optimizados para lugares donde existen barreras arquitectónicas, como mamparas de seguridad o ventanillas separadoras.

La radiofrecuencia y los infrarrojos.

Mediante la radiofrecuencia podemos realizar la recepción de sonido con gran calidad. A diferencia de los bucles de inducción, estos sistemas, a diferencia de los bucles de inducción, requieren de un dispositivo tanto en el emisor como en el receptor.

Estos sistemas tienen otros usos aplicados para los que son ideales: comunicación interna, traducción simultánea, pequeños grupos guiados, etc.

El sistema de infrarrojos es muy eficiente como sustitutivo del bucle de inducción en entornos con alto contenido metálico (generalmente en edificios de estructuras metálicas).